LA GUACA

  • Edith Liliana Santacruz

Resumen

La guaca fue encontrada, mas nadie nunca la pudo sacar. Según misteriosas leyendas costeras, todaví­a reposa un gran tesoro en una vieja casona resguardada por una espantosa culebra de oro, con colmillos afilados y lengua sedienta de almas ambiciosas, allá al final del rí­o, allá al final de todo cuento y relato. Claro está que no fue el caso de Venancio Cuesta, quien durante toda su vida persiguió aquel motí­n, enterrado bajo largos tablones de cedro, en la casa de la familia Obregón.
Sección
Artículos