Prácticas de laboratorio para promover el aprendizaje significativo del material y seguridad en el laboratorio, caracterí­sticas de metales y no metales y formación de compuestos inorgánicos

  • Alexis Johana Castellanos
Palabras clave: aprendizaje significativo, prácticas de laboratorio, ideas previas, mentefacto, organizadores previos, motivación.

Resumen

Resumen
En la enseñanza de la quí­mica se aplica diversas estrategias didácticas para facilitar el aprendizaje, la aprehensión de los conocimientos cientí­ficos y la comprobación de teorí­as. Los docentes buscan diferentes habilidades orientadas a la enseñanza no solo de la teorí­a, sino también hacia la convergencia de la teorí­a y la práctica, para que exista un verdadero aprendizaje significativo.


Por lo anterior, se realizó una investigación de enfoque mixto en una institución educativa pública para analizar si a través de prácticas de laboratorio se podrí­a lograr un aprendizaje significativo en 15 estudiantes de grado décimo. Para su desarrollo, inicialmente se realizó una prueba diagnóstica para conocer las motivaciones de los estudiantes. Luego se identificó las ideas previas que tení­an mediante un cuestionario, se diseñó e implementó prácticas de laboratorio, se analizó su influencia en el aprendizaje mediante una autoevaluación de cada práctica y se evaluó el nivel de desempeño adquirido mediante el análisis de los mentefactos que elaboraron, usando una rúbrica.


Por último, se realizó un postest estandarizado CEPA para determinar el grado de profundidad con la que habí­an adquirido los nuevos conocimientos. Al culminar la investigación y al analizar los resultados, se observó un incremento en la motivación hacia la quí­mica cuando se utilizó estrategias o métodos activos que los involucró en su proceso de aprendizaje. Además, se fortaleció el trabajo colaborativo y el nivel de desempeño mejoró pasando de un nivel básico a uno alto y superior.

Citas

Ausubel, D., Novak, J. y Hanesian, H. (1983). Psicología educativa: un punto de vista cognoscitivo. México: Editorial Trillas.

Ausubel, D. (2002). Adquisición y Retención del Conocimiento. Sevilla, España: Ediciones Paidós.

Brenlla, J. (2004). Atribuciones causales y enfoques de aprendizaje, rendimiento académico y competencias bilingues en alumnos de educación secundaria: un análisis multivariable. (Tesis doctoral). Universidad da Coruña.

Furio, C. y Furió, C. (2000). Dificultades conceptuales y epistemológicas en el aprendizaje de los procesos químicos. Educación Química, 11(3), 300-308.

Gil, J. (2003). La estadística en la investigación educativa. Revista de Investigación Educativa, 21(1), 231-248.

Ibáñez, M. (2006). Mentefactos conceptuales como estrategia didáctico-pedagógica de los conceptos básicos de la teoría de muestreo aplicados en investigación en salud. Revista Ciencias de la Salud 4(especial), 62-72.

López, F. (2005). Metodología participativa en la enseñanza universitaria. Madrid, España: Editorial Narcea.

Marroquín, M. (2015). Docentes estratégicos forman estudiantes estratégicos. San Juan de Pasto, Colombia: Editorial Unimar.

Mateos, M. (2002). Metacognición y educación. Buenos Aires, Argentina: Editorial Aique.

Medrano, L. y Pérez, E. (2010). Adaptación de la Escala de Satisfacción Académica a la Población Universitaria de Córdoba. Summa Psicológica UST, 7(2), 5-14.

Melero, N. (2011). El paradigma crítico y los aportes de la investigación acción participativa en la transformación de la realidad social: un análisis desde las ciencias sociales. Cuestiones Pedagógicas, 21, 339-355.

Míguez, M. (2005). El núcleo de una estrategia didáctica universitaria: motivación y comprensión. Revista Electrónica de la Red de Investigación Educativa, 1(3), 1-11.

Ministerio de Educación Nacional (MEN). (2004). Altablero. Estándares básicos de competencias en Ciencias naturales y Ciencias sociales. Bogotá, Colombia. Recuperado de http://www.mineducacion.gov.co/1621/propertyvalue-31329.html

Moreira, M. (2016). Subsidios teóricos para el profesor investigador en enseñanza de las ciencias: Comportamentalismo, constructivismo y humanismo. Porto Alegre, Brasil.

Núñez, J., González-Pienda, J., García, M., González-Pumariega, S., Roces, C., Ãlvarez, L. y González, M. (1998). Estrategias de aprendizaje, autoconcepto y rendimiento académico. Psicothema, 10(1), 97-109.

Pereira, Z. (2011). Los diseños de método mixto en la investigación en educación: Una experiencia concreta. Revista Electrónica Educare, 15(1), 15-29.

Prescott, S., Cooper, J., Cook, L., Smith, L., Mueck, R. y Cuseo, J. (1990). Cooperative learning and college instruction: Effective use of student learning teams, California State University Foundation, Long Beach, CA.

Rodríguez, G., Gil, J. y García, E. (1996). Metodología de la investigación cualitativa. Archidona, España: Ediciones Aljibe.

Straus, A. y Corbin, J. (2002). Bases de la investigación cualitativa. Medellín: Editorial Universidad de Antioquia.

Reif, F. y Larkin, J. (1994). El conocimiento científico y el cotidiano: comparación e implicaciones para el aprendizaje. Comunicación, Lenguaje y Educación, 21, 3-30.

Romero, C. (2005). La categorización, un aspecto crucial en la investigación cualitativa. Revista de Investigaciones Cesmag, 11(11), 113-118.

Zubiría, M. (1998). Pedagogías del Siglo XXI: Mentefactos l. El Arte de pensar para enseñar y de enseñar para pensar. Santafé de Bogotá, Colombia: Fondo de Publicaciones Bernardo Herrera Merino y Fundación Alberto Merani.